De la Hoja de Ruta a la realidad: Cien días de gobierno de Ollanta Humala


Por: Chinn De La Cruz Loo

Bajo tres pilares nuestro hoy electo presidente, Ollanta Humala, ha dirigido sus  primeros 100 días  gobierno en compañía de su gabinete ministerial. Inclusión social, estabilidad y crecimiento económico, y el mantenimiento de la paz social y el orden interno junto a la seguridad ciudadana han sido las principales características de estos meses –y banderas de su campaña electoral-. Sin embargo, el contexto político actual ha demostrado que, así como existen aspectos positivos y resaltantes de la labor del líder de Gana Perú, también existen los aspectos negativos y repudiables de su gobierno. Los interminables casos de corrupción dentro de la bancada oficialista han terminado por opacar y ejercer presión dentro de estos primeros 100 días de trabajo por el Perú. A continuación, un breve recorrido por este trayecto al cual le espera más de 1700 días más de labor gubernamental.

“Igualdad de oportunidades para la población”, “acceso equitativo” a los servicios básicos del Estado (salud y educación de calidad), e inclusión y estabilidad económica como camino hacia la justicia social son algunos de los conceptos o propuestas que tiene el presente gobierno como meta para lograr la Inclusión Social en nuestro país. Es así como, apenas asumió el cargo de primer mandatario de la República del Perú, Humala Tasso anunció el aumento del salario mínimo vital. Asimismo, quince días después de asumir el cargo, el presidente viajó con una comitiva hacia el sur del país para analizar la situación en la que se encontraban las ciudades de Pisco y Chincha, las cuales fueron víctimas del terremoto del 2007 y que –hasta la actualidad- aún no han sido reconstruidas. A ello, se sumó la iniciativa del Congreso de la República, el cual inició sus actividades con una sesión descentralizada del pleno en el sur del país.

Por otro lado, en lo que compete al ámbito legislativo, el día 6 de setiembre, en la provincia de Bagua, Ollanta Humala promulgó la Ley del Derecho a la Consulta Previa a los Pueblos Indígenas u Originarios,  aprobada por unanimidad el 23 de agosto por el Congreso de la República. Esta ley, si bien fue trabajada por el gobierno antecesor, no pudo llegar a buen puerto debido a las intervenciones en contra que presentaban los congresistas de ese entonces. Dentro de esta sección, también se puede resaltar la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, cuya función será organizar todos los programas sociales y reunirlos en una sola cartera ministerial. Este permitirá descongestionar la labor del Ministerio de la Mujer y mejorar la eficiencia de los programas sociales evitando una política del asistencialismo por parte del Estado.

Aparte de ello, con un presupuesto de S/. 1.429 millones de soles para el 2012, el gobierno pondrá en pie su promesa de campaña de fortalecer e implementar los programas sociales como Pensión 65, Beca 18, Cuna más y el Servicio de Atención Médica de Urgencias (SAMU). Este paquete también incluye el desarrollo y expansión del exitoso programa Juntos, implementado durante el gobierno del ex presidente Alejandro Toledo Manrique. De lo que se sabe, ya se puso en marcha Pensión 65 -a nivel nacional- y el SAMU –a nivel de Lima Metropolitana con proyección a expandirse a nivel nacional-. El uno de diciembre se estará convocando para Beca 18, mientras que Cuna más se implementará una vez esté instalado y estructurado el Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social.

Ante ello, Carlos Aramburú, profesor principal de la PUCP, sostiene2 que el principal reto que posee Ollanta Humala es manejar la “articulación económica con la articulación de la política social”. Dice que lo que no quiere repetir este gobierno es la ya conocida política del “chorreo”: no quieren que suceda que mientras “algunos se bañan, a otros les salpica”. Del mismo modo, piensa que existe un vacío en el tema de la inclusión social. El panorama se está entregando en un marco de otorgar derechos, pero no deberes; muchos de los programas sociales están basados en el asistencialismo, en la gratitud, pero con un enfoque de innovación, no repetitivo.

Finalmente, dentro del aspecto sobre la Inclusión Social, el gobierno de Ollanta Humala ha implementado el Consejo Económico y Social, promesa de la segunda vuelta electoral y, mediante la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo ha fortalecido los derechos del trabajador, tanto en el ámbito personal (físico – mental), como en el ámbito gremial.

En lo que respecta al ámbito económico, el actual gobierno ha dado dos pasos importantes. El primero, en relación al “Impuesto a las sobreganancias mineras”, el cual está enfocado no solamente a obtener mayor ingreso económico (canon minero) por parte de las empresas dedicadas a este rubro; sino, también a respetar y proteger el medio ambiente, los pueblos indígenas u originarios y fortalecer las inversiones e inyecciones económicas por parte del capital extranjero. Con ello, se busca “mantener un equilibrio entre el aporte a los ingresos fiscales provenientes de la minería y la competitividad del sector, a fin de continuar atrayendo inversión”.

A pesar de que cuando estuvo en campaña, fue criticado por su concepción política – económica, el primer mandatario ha sabido representar –medianamente- la estabilidad económica nacional. En efecto, este panorama estuvo representado y respaldado desde la elección de su Consejo de Ministros y de las autoridades responsables de las principales instituciones públicas del país.

Sin embargo, ante ello, Alan Fairlie2, economista e investigador del Departamento de Economía de la PUCP, sostiene que Ollanta Humala posee un compromiso con los peruanos, que el enfoque económico nacional que se está dando corresponde a un “continuismo ortodoxo”, en donde “no se negocian ni se tocan los TLC”. Este tipo de ideas a las que hace referencia, son reflejadas en uno de los objetivos del presente gobierno, el cual indica “respetar los contratos de estabilidad vigentes, salvo mutuo acuerdo voluntario”.

A parte de ello, Julio Cotler2, reconocido sociólogo, antropólogo y politólogo peruano, sostiene que el actual gobierno posee dos graves problemas que afrontar: el primero, sobre la definición y especificación de la Ley de Consulta Previa versus los conflictos mineros. Y, el segundo, sobre la crisis económica mundial que se percibe en el presente.

Pese a ello, el gobierno del dignatario peruano, como segundo paso importante en materia económica, ha aumentado y descentralizado el financiamiento económico a los gobiernos regionales y municipios, ha aprobado un respaldo económico para afrontar la crisis económica actual y está trabajando en la Ley Mype, con la cual se busca aumentar la competitividad y promocionar la formalización laboral de miles de peruanos.

Por último, en lo que respecta a la reforma del Estado y las políticas de seguridad ciudadana, existen dos banderas que identifican estos aspectos. La primera consiste en hacer un Estado al servicio del ciudadano peruano. Esta comprende en convertir el aparato público burocrático en un aparato eficiente, comprometido al servicio nacional, transparente, meritocrático y ordenado.

Además, como segunda bandera se perfiló la lucha anticorrupción. Situación que le ha jugado una mala pasada a nuestro primer mandatario puesto que, dentro de su bancada, se han encontrado congresistas que han faltado a los valores y principios de un buen padre de la patria. Asimismo, uno de los últimos casos más bochornosos y comentados ha sido el supuesto tráfico de influencias por parte del Segundo vicepresidente de la República.

En consecuencia, estos primeros 100 días de gobierno han marcado un hito en la historia nacional, dado el mayor énfasis social que el actual presidente está otorgando a la nación peruana. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer junto al personaje que nos representa como nación, pero que -más aún- nos prometió un Perú más justo, un Perú mejor. Por eso, al ciudadano peruano le queda, simplemente, esperar.

 

Una respuesta a “De la Hoja de Ruta a la realidad: Cien días de gobierno de Ollanta Humala

  1. Ese lunático no sabe que la burocracia no funciona, y su partido esta lleno de mafiosos y ya todos lo saben, el pueblo solo esperaba estos sucesos para darse cuenta que no es el líder andino que todos esperábamos sino un entregista más que se comió el cuento capitalista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s