El vodka y el vietnamita del infierno


Así que entro en la jodida tienda y miro bien al tipo del mostrador. Me muero de sed y pretendo comprar algo para beber en el camino.
– EH, DAME UN VODKA.
El tipo me mira, me escudriña por debajo de la barba.
– ¿IDENTIFICACIÓN? me dice el puto vietnamita.
– NO LA TENGO, ¿NO VES QUE TENGO BARBA?
– NO TE DARÉ NADA AMIGO. NO VENDO ALCOHOL A MENORES.
Entonces el tipo logra molestarme, porque puta madre, a mí no me vienen con mariconadas.
– ¿MENORES? ¿MENORES? HE PELEADO EN UNA MALDITA GUERRA. ¿VES ESTAS MANOS, JODIDO VIETNAMITA? ESTAS MANOS HAN MATADO MÁS CHINOS DE LOS QUE VERÍAS EN TU PUTO ÁRBOL GENEALÓGICO.
Me mira mal, me pide que me vaya de la tienda y revisa bajo el mostrador. Tiene un arma el jodido chino, una Ithaca o algo así. Así que no voy a esperar a que un puto marica me amenace, porque mierda, estas manos han matado hombres. Así que me lanzo sobre él y en dos segundos tengo mis manos sobre su cuello y oprimo y aplasto su puto cuello como si estuviera jugando con masilla.
– ¡CHINO DEL INFIERNO, DAME EL VODKA!
El cajero no reacciona así que lo jalo con ambas manos y golpeo su cara con la registradora. Lo hago una vez más por siacaso y lo empujo. Me llevo el vodka y un paquete de cigarrillos, y también uno de chicles. Condones no porque luego de matar un chino la pija se me duerme al menos un par de días. La gente en el establecimiento me mira y yo les miro mal. Eso siempre funciona, porque tengo una barba de los mil demonios y la cara llena de cicatrices más feas que un cojón sifilítico. Salgo, trepo en el auto y abro mi botella. Le doy un trago antes de encender el motor y seguir mi camino. Pero oh sorpresa, el cajero vietnamita del infierno sale, la cabeza sangrando como una calabaza rota y con la jodida escopeta en la mano, y me apunta.
– ¡CHINO DE MIERDA!
Así que acelero y le atropello, por puto y rosquete. Yo solo quería mi vodka. Me doy cuenta que la gente no se ha movido de sus mesas, pero me sigue mirando mal. Así que les atropello a ellos también. Giro el timón y salgo de ahí. Un trago y unos cigarrillos siempre me ponen contento.

6 Respuestas a “El vodka y el vietnamita del infierno

  1. una vez más: good job!
    keep going, lion!

    es un orgullo contarte en nuestras filas.
    snm.

    m.

  2. Pingback: El vodka y el vietnamita del infierno (de Sebastián León de la Rocha) « La vanguardia es así!

  3. …definitivamente sebastian tienes una manera muy chevere para escribir tus ideas, una imaginacion ufffff

    muy buen texto, gusto mucho, me hizo reir….xD!

    la gente kiere vodka!!!

  4. raquelitachavez

    lo sabia,
    yo vote por ti!…

    buen ojo el mio,
    buen texto el tuyo!
    se felicita.

    se espera otros más!

  5. diego sponza

    bukowski?(…) si esa fue tu intencion un tributo bastante bien hecho

    zaratustra eutarges

  6. zaratustra es un rosquete.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s